Inicio » Bloque C. ECONOMÍA Y SOCIEDAD » Bloque C. ECONOMÍA Y SOCIEDAD

Bloque C. ECONOMÍA Y SOCIEDAD

C23. La  influencia  de  las  élites  en  el  proceso  de  transición  y  consolidación  de  la  democracia  en España

Coordinadores: Romina  De  Carli  (GEHA)y Guillermo  García  Crespo  (Universitat  Autònoma de Barcelona)

Contacto: romina.decarli@gmail.com; guillermo.garcia.crespo@gmail.com

En  el  proceso  de transición  institucional  y  de  democratización  en  España  intervinieron  diferentes factores  y  actores.  Sin  lugar  a  dudas,  el  papel  que  jugó  la  sociedad  fue  importante,  pero  es igualmente  necesario  destacar  cómo  la  sociedad  estuvo  influenciada  por  las  élites  políticas  y económicas.  En  un  momento  de  crisis  económica,  en  el  que  las  dinámicas  del  enfrentamiento ideológico  estaban  entrando  en  crisis,  para  España  era  necesario  no  solo  salir  al  paso  de  una transición   institucional   compleja,   sino   también   procurar   que   dicha   transición   no   alterara demasiado  el  juego  de  intereses  que  podían  garantizar  cierta  estabilidad  al  país.  De  entre  los actores que pudieron jugar un papel importante a la hora de orientar las decisiones políticas de los Gobiernos  de transición,  no  cabe  duda  de  que  el  mundo  empresarial  y  las  altas  esferas  católicas tuvieron un peso importante. La negociación de un acuerdo político-económico, como fueron los Pactos de La Moncloa, y las negociaciones concordatarias que culminaron en enero de 1979, son solo  ejemplos  visibles  de  la  influencia  que  las  élites  tuvieron  en  la  España  de  la  transición.  El objetivo de esta mesa es profundizar, desde diferentes perspectivas, en la forma en que economía y  religión  lograron  negociar  con  el  Estado  la salvaguarda  de  determinados  intereses  particulares.

Se  tendrán  en  cuenta  también  los  movimientos  de  oposición  a  la  hora  de  evaluar  el  alcance definitivo de las políticas económicas y religiosas que se llevaron a cabo en aquellos años.


C25. Asociacionismo como medio y modo para el cambio

Coordinadoras: Gloria  Priego  de  Montiano  (Universidad  de  Córdoba)  y  Teresa  Redondo  Desiré (UNED-Cantabria)

Contacto: hi2prmog@uco.es; mtredondodesire@gmail.com

Tras  años  de  prohibición  del  derecho  a  asociarse,  durante  el  primer  Franquismo,  seguido  de tiempos de limitaciones extremas para su ejercicio, en que tan solo se habilitaron ciertas fórmulas que mostraran una imagen de modernización del Régimen (Ley de Asociaciones de 1964); la Leyes de  Asociación  Política  y  Asociación  Sindical  de  1976,  provocarían  un  rotundo  cambio  en  el panorama  español  de  la  sociabilidad.  Seguidamente,  el  reconocimiento  general  del  derecho  a  la asociación en sentido estricto, ratificado por la Constitución de 1978 en su artículo 22, conllevaría la aparición -en ocasiones la recuperación- de múltiples formas de asociarse. Las cifras registradas tras la regulación evidenciarían que el paréntesis impuesto durante el periodo franquista no había esquilmado  la  tendencia,  entre  la  población  española.  Incluso,  en  nuestros  días,  la  aparición  de nuevos  tipos  de  relación  e  interconexión  de  carácter  virtual  ha  potenciado  la  propensión  a  la asociación,   o   bien   agrupamiento   sin   institucionalizar,   aunque modificando   sus   modos de manifestación  y  actuación.  Dentro  de  este  contexto,  se  pretende  analizar  y  debatir  sobre  la evolución   del   asociacionismo   en   la   España   pre-democrática   y   democrática,   en   todas   sus vertientes,  tipologías,  motivaciones  y  consecuencias, sobre  la  base  de  diferentes  enfoques de investigación. Abordándose la temática, además, considerando, de manera amplia, el origen de la asociación  o  junta  a  tratar -ya  sea  de  naturaleza  física  o  telemática-,  su  finalidad  y  objetivos, evolución,  trayectoria,  interacciones  diversas  y  repercusión  social.


C26. Transitar en movimiento: acción colectiva y democracia

Coordinadores:  María  Antonia  Ribón  Seisdedos  (Universidad  de  Cádiz)y  Alberto  Carrillo-Linares (Universidad de Sevilla)

Contacto: mariantonia.ribon@uca.es; acarrillol@us.es

El  objetivo  de  la  mesa  es  el  estudio  y  valoración  del  desarrollo  general  de  diversos  movimientos asociados a la Transición y el establecimiento de un sistema democrático, así como las relaciones de  estas  evoluciones  con  los  procesos  políticos,  tecnológicos y  sociales  que  se  dieron  durante  el periodo: apertura de oportunidades políticas, aproximación e integración en Europa, globalización, nuevas tecnologías, transformaciones en el mundo del trabajo, etc. En sus relaciones con el Estado se  podrá  comprobar  el grado  de  implementación  que  se  registra  en  sus  reivindicaciones  o  la aceptación  real  del  mismo.  Movimientos  característicos  de  este  periodo  fueron  el  estudiantil,  el feminista, el de liberación sexual, el pacifista, el ecologista, el de Profesores No Numerarios, etc., unidos  a  otros  de  larga  trayectoria  como  el  anarquista  o  el  sindical,  que  asimilan  a  lo  largo  del periodo  muchas  de  estas  demandas,  algunas  de  corte  posmaterial.  Entre  otras  cuestiones, aplicadas  a  estos  movimientos,  resulta  de  interés  el  análisis  longitudinal  y  relacional  de  la demografía   e   institucionalización   de   las   organizaciones,   el   desarrollo   en   sus   estrategias   y campañas,  los  cambios  de  perfil  de  activistas  y  líderes,  el  establecimiento  de  vínculos  con administraciones públicas, la colaboración con empresas privadas y la sucesión de objetivos, éxitos y derrotas.


C27. Las mujeres en la España Actual: avances y retrocesos

Coordinadora: Encarnación  Barranquero  Texeira (Universidad  de  Málaga)  y  Cristian  Matías  Cerón Torreblanca (Universidad de Málaga)

Contacto: ebarranquero@uma.es; cristianm@uma.es

Los movimientos de mujeres evolucionaron como respuesta democrática a la represión franquista, al discurso de la domesticidad y su explícita discriminación legal, y como respuesta también a la situación desfavorable de la mujer en todos los ámbitos. Experimentaron su desarrollo y consolidación en el marco de la Transición y resultaron imprescindibles en el proceso de normalización política. El feminismo aportó una nueva cultura política al generar formulaciones que intentaron consolidar la ciudadanía de las mujeres, mas ha tenido un recorrido irregular, no exento de novedades, estrategias nuevas de acción, pero también de desconcertante desmovilización. Desde la normalización política asociada a la creación del Instituto de la Mujer, la aceptación en los partidos políticos de porcentajes de mujeres en las listas electorales, o puestos representativos, la llegada masiva de las mujeres a los niveles superiores de la educación y al trabajo remunerado, no siempre en iguales condiciones que los hombres, el denominado desencanto, la integración en organismos dependientes del Instituto de la Mujer y de instituciones de igualdad, ha sido un hecho. Sin embargo, desde los años de la Transición el recorrido irregular debe ser conocido. El paro y su incidencia en las mujeres, así como el fenómeno migratorio o el impacto de las crisis son de gran interés para el conocimiento del presente. Podemos asegurar que en las mujeres los cambios, pero también los retrocesos dependientes de los vaivenes políticos y de las crisis económicas, han dado lugar a una diversidad de situaciones que no puede ser obviada si pretendemos conocer el periodo que recorre los últimos cuarenta años.


C29. Las  luchas  obreras  y  su  evolución  en  los  primeros  años  de  la  Transición  (1976-1980). Conflictividad, crisis económica y cambio político

Coordinadores: Marta  Mulero  Campoy  (Universidad  de  Barcelona),  Gonzalo  Wilhelmi  Casanova (Fundación Salvador Seguí) y Enrique González de Andrés (CSIC)

Contacto: marta_mulero@hotmail.com; gonzalow21@gmail.com; e.gonzalez@orgc.csic.es

Un elemento central en el primer lustro de la Transición española versa sobre el papel que desempeñaron las movilizaciones obreras, así como los acuerdos sociales que se firmaron en aquel periodo (Pactos de la Moncloa, Acuerdo Básico Interconfederal, Acuerdo Marco Interconfederal). A pesar de que es un periodo relativamente corto, se producen cambios significativos en la morfología y en el contenido de las luchas en su etapa inicial (1976-1977) respecto a la posterior (1978-1980). Dado que se han llevado pocas investigaciones comparativas y los estudios teóricos arrojan más sombras que luces, resulta conveniente dedicar una mesa a profundizar las características de aquella conflictividad y sus resultados de forma global y específica, a la vez que territorial y sectorial. Así, se detectan determinadas actitudes entre las capas más activas del movimiento obrero, cuyo rasgo más común es el tránsito de las ilusiones al desencanto en un sector notable de las mismas. A su vez, se producen apreciables modificaciones en las reivindicaciones de los conflictos, pasando de un protagonismo de los aumentos salariales, de las mejoras en las condiciones de trabajo, de la exigencia de derechos políticos básicos, en una primera fase, para defender, posteriormente, la primacía del mantenimiento de los puestos de trabajo a costa de no pedir incrementos retributivos y renunciar a ciertos derechos ya conquistados. La intensidad de la crisis económica en ese periodo condicionará la conflictividad existente en buena medida. Ahora bien, los objetivos de la mesa debieran centrarse en interrelacionar esos cambios apuntados con dicha crisis y el cambio político que se estaba produciendo, tratando de evaluar con más detenimiento la influencia de dicho contexto en la trayectoria que tuvieron tanto el movimiento obrero como las luchas de los trabajadores.


C30. Construcción de las políticas sociales y del Estado del bienestar en la España democrática

Coordinador: Fernando López Mora (Universidad de Córdoba)

Contacto: fernando.lopez.mora@uco.es

El desarrollo del modelo de bienestar en España sólo pueden ser entendido a partir del proceso histórico de la transición a la democracia, siempre refiriendo la constatación de un desacompañamiento y desfase histórico en relación a las iniciativas europeas democráticas más tempranas y avanzadas -dado el peso previo de las dinámicas construidas en fase de dictadura- y al impacto recurrente de las derivas recientes del capitalismo global. A la altura de la importancia del estudio de estas mutaciones, la interpretación de las condiciones de establecimiento y el desarrollo del Estado de bienestar es conocido que tiene importancia estratégica mayor tanto en el marco de los programas de investigación europeos como en los propios nacionales, tal como se deduce de la revisión de las convocatorias aparecidas en los últimos años. De manera que interesarse en la cuestión de la construcción histórica de la intervención social y de las política sociales permite abrir un extenso campo de reflexiones, debates y discusiones sobre la propia reconfiguración del Estado contemporáneo, las mutaciones institucionales, las dinámicas del modelo de protección social o la construcción de la ciudadanía en contexto democrático. La constitución de la mesa/sesión de trabajo trata de ofrecer una ocasión privilegiada para reflexionar sobre la manera en que la historiografía en Historia Actual ha tomado en consideración dichas mutaciones españolas en el período democrático más reciente y en efectuar cierto balance acerca de sus principales efectos. El análisis histórico de tal problemática auxilia la discusión -entre otros aspectos- de algunas de las cuestiones de mayor actualidad acerca del futuro de nuestras sociedades. En especial, este asunto compete a las problemáticas relacionadas con la cohesión en un contexto español que todavía presenta unos desarrollos desiguales en materias de equipamiento y acción social, así como dificultades persistentes de exclusión. Todo ha venido conformando un territorio de trabajo investigador en los últimos años especialmente sugerente y aleccionador acerca de la singularidad española en este campo al definirse finalmente un modelo de Estado de bienestar de amplia cobertura en servicios y prestaciones, pero de baja intensidad protectora, cuyas principales claves explicativas -las de su alcance pero asimismo las de sus limitaciones- solo pueden ser mejor comprendidas a partir de un genuino análisis histórico. La convocatoria se dirige a investigadores en historia contemporánea, pero también se ofrece abierta a la participación del resto de investiga-dores en ciencias sociales y asimismo a las disciplinas académicas relacionadas con el trabajo social. En el respeto de las respectivas tradiciones y metodologías de investigación, las propuestas podrían inscribirse en los múltiples ejes relacionados con la implantación del Estado del Bienestar en la España democrática, en las políticas de reformas de los servicios sociales públicos, pensiones, sistema sanitario o políticas de protección de mínimos sociales. En fin, este foro de trabajo y de debate también pretende incorporar las más recientes cuestiones relacionadas con el género y el Estado Social, medio ambiente, protección de la infancia, solidaridad intergeneracional, organización de los cuidados de personas en situación de dependencia y garantía de los derechos de personas más vulnerables o en riesgo de exclusión.


C31. España en crisis (2008-2016)

Coordinadores: Manuel  Ortiz  Heras  (Universidad  de  Castilla-La  Mancha)  y  Damián  González Madrid (Universidad de Castilla-La Mancha)

Contacto: Manuel.Ortiz@uclm.es; DamianA.Gonzalez@uclm.es

En un congreso sobre la España actual la crisis económica, política y social que este país viene padeciendo desde 2008 merece sin duda un espacio para el debate interdisciplinar, por lo que invitamos a historiadores, politólogos, sociólogos, economistas y científicos sociales en general a participar en este panel y compartir sus investigaciones y reflexiones sobre el origen y las consecuencias de la “crisis”, sin despreciar, por tanto, la mirada en clave internacional. Interesan, por des-contado, trabajos que profundicen en el esclarecimiento de los factores internos y externos de la crisis económica y financiera, aunque ello implique retroceder cronológicamente y referirse a gobiernos diferentes de los presididos por Rodríguez Zapatero y Rajoy Brey. Resulta procedente interrogarse por las políticas económicas desplegadas desde 2008, sus modelos y sus demandantes, con especial atención a sus consecuencias sociales y el deterioro (¿irreversible?) del estado de bienestar. Por supuesto que desde el punto de vista merecería una especial atención todo lo relativo a las relaciones con la UE y sus instituciones. Y aspiramos a recoger trabajos que analicen la crisis institucional sin precedentes desencadenada en España durante estos años y que ha su-puesto una pérdida de legitimidad importante de la monarquía, los partidos políticos y los sindica-tos, y la consiguiente puesta en entredicho de los fundamentos de la convivencia cívica y política construida desde 1978. En este sentido ¿tienen fundamento ciertas miradas hipercríticas sobre el proceso transicional? La sociedad española del siglo XXI ha mudado sus valores, preferencias y prioridades, quizá con la crisis como detonante, por lo que este taller se interroga también sobre esos nuevos marcos referenciales en torno a la representatividad, la participación, los derechos sociales y la ciudadanía: ¿la democracia que se reivindica hoy es la misma que se demandaba en los años setenta? Una de las más importantes consecuencias de esa mutación es probablemente el abandono electoral por la ciudadanía de la socialdemocracia por su incapacidad, no solo en España, para responder a las demandas de las heterogéneas y complejas sociedades capitalistas, postindustriales y globalizadas. Todos ellos resultan también interesantes argumentos, al menos a nuestro juicio, para concurrir al debate que proponemos. Parece evidente establecer una estrecha relación entre el estallido de esta crisis -sin duda de carácter sistémico y por tanto abierta también a estudios de historia comparada- y la renovada mirada al pasado reciente, en concreto, al periodo de la Transición. Aunque ya se había planteado antes, el caso es que ha recobrado vigor la expresión II Transición, lo que ha venido a fortalecer la mirada crítica o hipercrítica del periodo transicional y la división en bandos enfrentados sobre posturas defensoras de la llamada versión canónica con los revisionistas y críticos del proceso. Esto abre otra perspectiva, a saber, la manera con la que se ha socializado, especialmente en el sistema educativo obligatorio español, el periodo cronológico conocido como Transición y Democracia.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s